lunes, 17 de octubre de 2016

Los pellets como combustible

Los pellets como combustible
Los pellets son un biocombustible sólido fabricado a base de aquellas maderas que proceden de los trabajos de limpieza y de tala de los montes o de los pinares. Este tipo de madera se somete a un determinado proceso para que se seque, además de un proceso de picado y de compresión a altas presiones, con el fin de producir unos cilindros con una alta densidad, sin aditivos externos y un alto poder calorífico.

La ventaja principal frente a otros combustibles es que los pellets son limpios y sencillos de usar, sobre todo los fósiles que son muy baratos y más ventajosos para el medio ambiente.

Los principales usos del pellet como combustible son su aplicación para la obtención de calefacción, agua caliente sanitaria, vapor de agua y energía en general.

El empleo de los pellets es variado, puede ir desde viviendas familiares, comunidades de vecinos, oficinas, comercios, hoteles, etc hasta el uso industrial como invernaderos o granjas de animales, por ejemplo.

El éxito de la biomasa como fuente de energía alternativa se debe a diversos factores entre los que destacan el ahorro energético que supone. Hay muchas materias primas que pueden ser usadas para obtener biomasa lo cual es una ventaja, su aprovechamiento y su utilización puede incluso realizarse en la misma ubicación geográfica.

Según los expertos la generación energética a partir de biomasa es una realidad y sus ventajas son indiscutibles. En la industria y en las fábricas con esta energía puede ahorrarse en los gastos, y además todo eso a la vez que no se producen óxidos de azufre, ya que el contenido de azufre de la biomasa es escaso o nulo, y permite recuperar en sus cenizas elementos minerales de valor fertilizantes, como pueden ser el fósforo o el potasio.

Infórmese sobre esta alternativa, quizás usted está gastando más de lo que debería en su hogar y puede remediarlo.